miércoles, 27 de octubre de 2010

Altar tradicional de Muertos (Xico, Veracruz)



Altar de Xico

Xico, Veracruz, es una población que mantiene toda una serie de costumbres y tradiciones que le ha brindado una identidad y unidad singular. Una de sus costumbres más arraigadas es la celebración de los fieles difuntos o día de todos los santos, antigua tradición, que tiene por norma que las personas preparen una ofrenda, ya que existe la creencia de que las almas de los muertos regresan a la tierra y con ello a saborear los alimentos que en vida más les gustaron.

En esta población se deja sentir la celebración de todos lo santos desde el 28 de octubre hasta el 2 de noviembre, dedicándose cada día a las almas de las personas que murieron en diferentes circunstancias.

Suárez y Hernández (1995) comentan que para esperar a sus deudos, la gente se prepara y ofrenda los platillos en un altar especial adornado con frutas de la región, así como con una variedad de pan que sólo en esta ocasión se elabora, por lo que se le da el nombre de pan de muerto.

Así, el 28 de octubre, a las 12 del día, debe estar preparado el altar y los caseros esperan con ofrendas, incensarios, velas y veladoras encendidas. Este día es muy especial, ya que llega el alma de los difuntos que murieron ahogados.

El 29 se despide a los ahogados y a las 12 del día llegan los del limbo (niños que no vieron la luz, que no fueron bautizados).

El día 30 éstos se despiden también a las 12 del día, y entonces llegan las almas de los chiquitos.

El día 31 se van los muertos chiquitos y se recibe, a la misma hora, a las almas de los difuntos grandes.

El primero de noviembre se despide con rezos y mucho incienso a las almas de todos los muertos, las que regresan a su morada.

El día 2, todos los lugareños van al camposanto a celebrar la bendición de los fieles difuntos; después de ésta se colocan más ofrendas para esperar el ánima sola (difunto que no tiene familia).

Uno de los rasgos característicos de este altar es la utilización de papel picado, únicamente de color morado y blanco: el primero significa el luto, el blanco representa que los difuntos están en gracia de Dios, que están perdonados en el cielo.

Otra peculiaridad son los dulces en pequeñas canastas colocadas atrás de las imágenes (santos) y que son para los niños del limbo. También se ponen tamales, pan, frutas, (verde), mole, velas o veladoras, champurrado: todo esto enmarcado en un arco cuadrado hecho con rama tinaja, al que se le pone flor de cempalxochitl y mano de león.


H. Ayuntamiento Constitucional de Xico.


Inauguración el jueves 28 de octubre de 2010 a las 19:30 horas, en la sede del Instituto Veracruzano de la Cultura (Calle Canal s/n esq. Zaragoza)